A veces es necesario acompañar a la familia en sus procesos vitales y emocionales. La manera más eficaz que hemos encontrado es la de realizar sesiones individuales con los miembros de la familia por separado y combinarlas con sesiones conjuntas entre los distintos miembros de la familia.

Ofrecemos un entorno seguro, protegido y mediado por un profesional, que facilita la comunicación y la expresión emocional entre los miembros de la familia. Al conocer los modos de comunicación y de interacción entre las personas, surgen alternativas saludables y positivas que pueden ser incorporadas a la vida familiar.

El asesoramiento sobre cómo tratar a los hijos y a las hijas y los puntos de vista que sostienen el padre y la madre, el acompañamiento en los procesos de separación o el duelo ante la pérdida de un ser querido, pueden ser algunos asuntos que requieren de este entorno terapéutico.